¿Cómo saber si el precio de una moto de agua está bien?

Como-saber-si-el-precio-de-una-moto-de-agua-esta-bien

Tanto si eres comprador como vendedor, seguro que la pregunta sobre si el precio de una moto de agua está bien o es demasiado caro o barato, te ronda la cabeza. Lee nuestros tips para averiguar la respuesta a tu pregunta.

La clave para comprar una moto de agua de segunda mano, o para venderla, es que tenga un precio adecuado, pero para ello es necesario que conozcas qué factores influyen en el precio de una moto de agua de segunda mano, y que pueden hacerle oscilar:

¿De qué año es la moto de agua?

Como cualquier otro vehículo, una vez sale por primera vez del concesionario, las motos de agua empiezan a devaluarse, y cada año que pasa, aún más. Evidentemente, cuanto más vieja sea la moto, el precio será inferior, por muy bien que esté y las pocas horas que tenga. Eso es así. Además, cuantos más años tenga la moto, más probabilidades hay de que pueda fallar, y conseguir piezas a veces se vuelve totalmente imposible porque ya no se fabrican y la marca puede que ya no tenga más stock (las marcas solo están obligadas a tener piezas de los modelos por 5 años).

Ten esto en cuenta si quieres comprar una moto de agua de segunda mano, porque tendrás que valorar hasta qué año llegar para que se alinee con tu presupuesto, sin que te cause daños económicos severos a posteriori.

¿Cuántas horas tiene?

Otro factor para saber si el precio de una moto de agua está bien son las horas. Como es obvio, cuantas menos horas tenga mejor. Pero ¡ojo! Si tiene demasiadas pocas ponlo en duda, pues no es normal que con pocas horas se venda una moto de agua de segunda mano, y menos si tiene varios años o parece usada.

Si quieres saber las horas reales, ves a un Concesionario Oficial Sea-Doo. Nosotros tenemos las herramientas necesarias para comprobar las horas reales de una moto de agua.

Y en cuanto a las horas tope, la verdad es que hay motos funcionando hasta con 7000 horas, pero no es para nada lo habitual, y menos en un particular.

¿Es de 2 tiempos o de 4 tiempos?

Las motos de agua de 2 tiempos dejaron de fabricarse por las altas emisiones que expulsaban, por lo que las motos náuticas de dos tiempos más actuales son del 2004 o 2005. Esto entra en línea con el primer punto que hemos visto. Son demasiado viejas y probablemente no habrá piezas para repararla, por lo que, en este caso, lo barato te saldrá caro.

Además, el funcionamiento es totalmente diferente, y esto, si eres un apasionado del motor, las motos de agua y de correr con ellas, lo notarás. Por lo tanto, nuestra apuesta es siempre por las motos de agua de 4 tiempos.

¿Ha pasado todas las revisiones en un Concesionario Oficial Sea-Doo? ¿Hay facturas que lo corroboren?

Realizar las revisiones y mantenimiento en un Concesionario Oficial es muy importante, porque además de contar con verdaderos profesionales que saben lo que hacen y llevan años en el sector y con la marca, conectamos la moto de agua directamente con la marca para comprobar que todo esté correcto y al día. También usamos recambios originales y duraderos, así como los productos de mantenimiento correctos para cada vehículo. De esta forma nos aseguramos de que la unidad funcione a su máximo rendimiento y se alargue su vida.

Por lo tanto, si vas a comprar una moto de agua de segunda mano, es importante que le preguntes al actual propietario si ha pasado todas las revisiones y si han sido en un concesionario oficial. Y que te enseñe las facturas, que ya sabes que decir se pueden decir muchas cosas, pero hay que demostrarlo. Con pruebas, el aumento de precio en la moto está más que justificado, porque es un seguro de que tu moto ha estado en buenas manos y que no va a fallar.

De cualquier manera, si quieres confianza al 100%, lo mejor es comprar la moto de agua directamente en un Concesionario Oficial, ya que muchas veces son los propios clientes que compran un nuevo modelo, los que quieren que vendamos su moto, bien porque nos la quedamos a cuenta de la nueva, o bien por la confianza que otorga el propio concesionario para la venta. Hemos de decir, que no vendemos ninguna moto que no conozcamos ni que no haya hecho todas las revisiones en nuestra casa y sepamos con ello su buen estado. Además, siempre la revisamos antes de ponerla a la venta.

En caso de que quieras vender una moto de agua de segunda mano, si lo has hecho todo correctamente, tendrás esas facturas para enseñarle al posible comprador. Lo que le dará confianza y seguridad en la compra-venta y podrás poner un precio más elevado, porque como hemos dicho, estará justificado.

¿Ha tenido alguna reparación importante?

Si la vas a comprar es una pregunta obligada a hacer al actual propietario, y si la vas a vender, es bueno que lo sepa el comprador porque así le estás demostrando transparencia y confianza. Además, si ya se ha reparado, no tiene por qué haber problemas futuros con ello, pero sabiendo lo que le ha ocurrido, es más fácil darle solución, sobre todo si se cambia de mecánico. Es como la historia clínica de los vehículos. Hay que informarlo para poder tratarlo de forma más eficiente y rápida (y económica).

¿Arranca y suena bien? ¿Está estéticamente bien? ¿el motor parece que esté bien? ¿tiene algún silentblock roto?

Hay que ver la moto en persona. Es obligatorio, ya que es la única forma de comprobar todas estas preguntas. Hay que arrancar la moto, no sólo verla. Ver que suene bien, sin chasquidos, sin vibraciones o golpetazos, sin humos extraños, sin que se pare. Sin nada raro, vaya. Hay que comprobar la sentina (parte interior de la moto). Ver que el motor esté en buen estado, así como cableado, pines y, sobre todo, que los silentblocks o tacos de motor (los que sujetan el motor al casco de la moto) no estén rotos, partidos o rajados, ya que esto podría desalinear el motor, o algo peor. Cosas que no le van nada bien a la moto y a su funcionamiento.

Si quieres quedarte tranquilo, puedes traernos la moto de agua a nuestro concesionario oficial Sea-Doo para que le hagamos un chequeo. De esta forma, podrás valorar si te merece la pena comprarla o, al menos, al precio que te han dado. O si, por lo contrario, es mejor no comprarla y buscar otra opción, o si te puedes permitir regatear y hasta donde.

¿En qué momento del año estamos?

El precio de una moto de agua de segunda mano se rige por las leyes de la oferta y la demanda. Es simple. Si es verano, momento en que todo el mundo quiere disfrutar de navegar su máquina, será más complicado encontrar moto de agua de segunda mano a buen precio, porque sus dueños solo querrán desprenderse de ella si se sacan una buen precio por ello. Sin embargo, en invierno, cuando normalmente se usan menos estos vehículos recreativos, es más fácil encontrar a alguien que se la quiera quitar de encima a un precio más asequible.

La cuestión es escoger un buen momento para la acción que quieras hacer. Está claro que si quieres comprarla querrás un precio bajo, y si quieres venderla, querrás poner un precio alto, pero si te pasas, tanto por lo bajo como por lo alto, puede que no consigas tu objetivo. La clave es encontrar el equilibrio.

 

Ahora que ya sabes los factores que influyen en el precio de una moto de agua de segunda mano podrás valorar si el precio está bien, es decir, si es correcto o está demasiado bajo o demasiado alto, lo que te permitirá filtrar tus opciones si eres el comprador, o escoger el mayor precio factible para la venta de tu moto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!